jueves, 14 de diciembre de 2017

LOS ULTIMOS JEDI DE LOS COJONES



Reproducimos abajo un artículo de El País del obsesivo Carlos Boyero. No por ello menos elocuente y certero a la hora de analizar y criticar, en estas fechas tan entrañables un producto hecho para convencidos que tragarán con carros y carretas. Ahora ni existe Lawrence Kasdan en el guión (mucho mejor).
Esto sí que es la vida. El resto a dormir
No nos importa una mierda ni la Leila, ni el  Han Solo que ( hostia) lo mató su propio hijo el rarito y excelente en otras obras más odiadas por por los fariseos, llamado Adam Driver. Sí. Por lo visto este señor es el malo malísimo de la muerte de le saga pero es una puta falacia. Es un actor capaz que hacer un poema decidado a la la cerilla que una vez encenderá el cigarrillo de la mujer que ama. Ah, que esto es un puto coñazo. Perdón por ser tan  poco prosaico. Lo vuestro es criticar todo lo que os parece lento. A lo peor, es que vais demasiado rápido.

Carlos Boyero en  El País 13/12/2017


Imagen de El Tedio de Las Galaxias en su énesima encarnación
"La suntuosa puesta en escena de ese presunto o cierto acontecimiento mundial que supone acceder antes de su estreno a un pase de prensa de Los últimos Jedi, la ¿octava, novena, centésima? entrega de aquello que comenzó con una música exaltante y sublime y un rótulo que anunciaba con legendaria fascinación: “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana”, es el prolegómeno para ser testigo de lo que esperan millones de espectadores de cualquier cultura y en cualquier lugar. Y ya no se trata de ver una película, esa cosita inicialmente gozosa que desde hace más de cuarenta años es 
algo cotidiano en mi trabajo. De entrada, en una fila asfixiante, me requisan mi anacrónico, pobrecito, tan viejo, tan solo teléfono, Nokia que aún me sirve para hablar con cada vez menos personas. Después cachean mimosamente mi ajada anatomía para prevenir que algún artefacto diabólico que pueda afectar al hipercalculado taquillaje de su divina criatura. Y luego una amable, natural, muy profesional jefa de prensa nos avisa de que alguien estará vigilándonos en la sala durante la proyección para que las tentaciones de los corsarios audiovisuales no triunfen. Mis castigadas vejiga y riñones me reclaman visitar la perfumada toilette a mitad de proyección (es imperdonablemente larga, como 150 minutos) y cuando regreso a la sala vuelven a chequear mi cuerpo, por si había algún espía en el lavabo. Y cuando finaliza esta lúdica e inolvidable gesta del actual cine de aventuras (aseguran muchos sin huellas de sonrojo) vuelvo a hacer interminable cola para que me devuelvan mi móvil y también me sugieren que deje en un papel mi opinión sobre lo que he visto. Me olvidaba, también nos han pedido antes que solo podremos escribir o hablar lo que hemos visto a partir de las seis de la tarde y un minuto de la tarde del martes, y nos piden educadamente que no contemos en ningún momento su argumento ni caigamos en el pecado del spoiler. Y recuerdo el nada original título de una canción de mi amado Leo Ferré: Les temps sont difficiles. Siempre lo fueron, Ferré. Pero los dinosaurios cada vez lo tienen más jodido." 
LOS ÚLTIMOS JEDI

Dirección: Rian Johnson.
Intérpretes: Daisy Ridley, Mark Hamill, Adam Driver, Carrie Fisher, Oscar Isaac, John Boyega, Frank Oz.
Género: ciencia-ficción. EE UU, 2017
Duración: 152 minutos.


"Y vamos al asunto. O no. Sigamos con las digresiones gratuitas. Se supone que lo que he visto, ese guion sin pies ni cabeza, solo referencias en las que me siento perdido, dirigida rutinariamente, es una precuela, secuela, remake, lo que demonios se inventen, de aquel cine y negocio fastuoso (descubrieron que lo del espectáculo solo era el soporte para un merchandising genial) que se inició con la memorable La guerra de las galaxias y continuó con la inquietante y sombría El imperio contraataca (en ellas apareció Yoda, un personaje que me fascinó, como Darth Vader y Obi-Wan Kenobi, y había alguno menos perturbador pero que me caía muy bien como el vitalista, audaz e irremplazable Han Solo) pero esto ha degenerado en un serial tan calculado y fofo que me aburre a morir, sin inspiración ni alma, servil con una fórmula que resulta infalible en el mercado, un cine que sabe que la paciencia de sus espectadores solo admite multitud de planos con duración mínima, embelesados con esa música que atruena en todos ellos, falsamente épico, inútilmente lírico, a la búsqueda de nuevos personajes que suenan a caricatura, cine con estrategia de acción continua, sin respiro, que en medio de esa apoteosis de batallas, duelos, ruidos y efectos especiales consigue la paradoja de que a ratos me quede frito. Y son varias generaciones las que siguen este show galáctico con el amor y la fidelidad de los creyentes. Benditos sean. Cómo les envidio. Yo tiemblo cada vez que tengo que padecer la nueva entrega de una saga que me resulta insoportable. Y durará hasta el infinito y más allá."

viernes, 8 de diciembre de 2017

IBEX IN LOVE: LAS PRISAS SON BUENAS A FUEGO LENTO



Juan Luis Cebrián fue  un periodista. Artífice de una transición que, con el paso de los años, vimos que fue virtual. J.L.C.  nos hizo ver  que  la luz al final del  túnel  no nos cegaba. Era el resplandor de  un sol cegador que nos iba a llegar. Cuando  Juan Luis tuvo la tripa llena, al  igual que Groucho en El Hotel De Los Líos,  miró la vida de otra manera.  Se hizo empresario. Subió  al altillo del Puto Gran  Influenciador de Lo que Más que Te  Conviene.  Yo tengo la pasta. Soy de izquierdas pero no soy zurdo. Si lo fuese vería que la única salida  sería  rebelarme contra  todo el mensaje que, históricamente  es de derechas. Diestros. Por cojones tienes que usar tu puta mano derecha. Los zurdos son los proscritos de los celíacos. A estos últimos se les ve ahora. A los zurdos nunca. Y son de izquierdas. 
Soy un abuelo apacible pero, te puedo meter el cuarto poder por el culo tranquilamente

 Juan Luis. No sabemos si eres o no. Pero nos importa una mierda. Si lo fueses. Sería doble pecado. Juan Luis. Eres un asqueroso integrista capitalista. Tus jefes, tu  Constitución y  tus juntas de accionistas desvelan tu acomodaticio status que descubre  una barricada acolchada de euros que antes fueron pesetas. Opinar es gratis pero, tú esperas  poner  tarifa plana a los sueños imposibles y que, encima,  son retribuciones en especie.




DESTROYER - TINSELTOWN SWIMMING IN BLOOD
DE KEN (2017)

El cantante y compositor canadiente Dan Bejar formó a mediados de los 90 Destroyer. Una demoninación rupturista que poco, o nada tiene que ver con las formas, en principo rock-folkies de la formación. Lirismo surrealista y envolvente que  nos cautivó en Kaputt (2011), ahora adquiere forma inequívocamente postpunk. Una especie de homenaje aprendido de Joy Division ( otra vez), The Cure y  los Banshees. Jamás tanta oscuridad alumbró tanto a tantos. Destroyer deambula a su puta bola por los derroteros del indie entreteniendo mucho, muchos más que unos, por ejemplo, anodinos Fleet Floxes que se tendrían que ir, definitivamente al campo a  rectificar y decir aquello que no todos los hijos de Dylan son buenos. Destroyer sí. Muy buenos y, en línea  creativa ascendente que,  en estos tiempos es como no decir nada.

 

"No podía ver, estaba ciego en el rincón,
 haciendo el trabajo del poeta. 
 Está bien por ahora. Era solo un sueño de tus ojos azules."

martes, 7 de noviembre de 2017

SOMOS UNOS FASCISTAS RECALCITRANTES


Pensamos. Discrepamos. Vemos matices en  los colores básicos. Abominamos de los pensamientos únicos. Único soy yo. Nada más y como tal, tengo que dudar porque la duda me hace comprender, ser un poco más sabio en este mundo  mediático e icónico de imágenes que nos manipulan  hasta el éxtasis de la vacuidad.  Ya no me gusta Sabina (me gustaba el que no lleva bombín). De Serrat no pienso hablar. Los que le llaman facha se definen como perfectos psicópatas de un poder sobrevenido por las babas del  Llunqueras. De Llach ya hablamos y pensamos que lo mejor es que pasé al olvido. Te renegamos aunque reconozcamos alguna obra maestra tuya musical. Eras joven, seguramente y tus ideas eran las nuestras. Ahora, tu odio no puede estar bajo las banderas que tanto abominabas. Aunque sea la de Naciones Unidas. Qué paradoja.
Nacionalistas de uno y otro lado peleando por comerse el mayor trozo de tierra
Nos sentimos fascistas aunque lo que nos pide el cuerpo  es pensar que los nacionalismos son algo inventado por el hombre. Que desde tiempo inmemorial tuvimos que marcar nuestras lindes en base  a todo aquello que alcanzaba nuestra vista. Que más allá no existe nada. Nuestras miras son cabeza abajo. Mirando los surcos que marchan nuestros bueyes que nos dicen qué es lo que tenemos que votar. Qué es lo que tenemos que pensar.  Ellos  abominan de una constitución (a todas luces caduca y anacrónica), que votaron en su momento. ¿Qué coño quieren que se haga? Pues aplicarla. Ellos: separatistas y demás, votaron en el 78 que fuera así la ley. Que no vengan con hostias.  Lo que hay que hacer es cambiarla de una puta vez. Ser una nación de naciones y, de paso, metérsela clavada a la realeza y promulgar en el artículo 1  apartado 3 que  La forma política del Estado español es la República federal  parlamentaria.
Queremos seguir pensando que lo mejor de España es lo cerca  que tenemos el extranjero. Pero no nos referimos a  nacionalismos nacidos por el artículo 33 con una mayoría comodamente insensible y  silenciosa. Solo reconocemos como  extranjeros de aquí  a Francia y Portugal (a nuestro  pesar). A los demás, como dice la canción  "Te encontraré en el límite del bien y del mal"   

QUEENS OF THE STONE AGE- THE WAY YOU USED TO DO
DE VILLAINS (2017)
 Banda estadounidense encuadrada desde finales de los noventa el algo  como rock alternativo, indie rock o mamarrachadas por el estilo. La banda de Josh Homme y los demás no deja de ser un rock vigoroso y potente. Potenciado aún más por su último trabajo que lejos de amilanarse por la mansedumbre de estos tiempos, desgajan y desempolvan de buena manera unos estilos y formas que llevan encorsetados durante décadas. Además huyen de grandilocuencias vacías ¿tipo Muse? Quizá.
"Es el amor una enfermedad mental o un sueño febril?
Cualquiera de ellos  dieron nacimiento
a monstruos que aterrorizan la normalidad..."

miércoles, 11 de octubre de 2017

CASI UN DÍA DE INDEPENDENCIA ( HACERTE UN ESLOVENO )



Ahora es el   tiempo de sacar los trapos  sucios en las ventanas:  Las  mugrientas esteladas y las mugrosas rojo y gualda. Todos a la calle. No nos callemos. Por cierto ¿Qué coño hace una bandera republicana ESPAÑOLA en las manifestaciones  de los terroristas de la  líbido independentista? El artículo 155 no deja  que pensemos en eso de “por el culo te la hinco” 
La realidad  es que la declaración de independencia del terruño ha sido un susurro al oído. Como él o, la amante,  ávidos de experiencias nuevas hablan al  oído a su pareja:
Dime cosas guarras. Sé  que te vas pero,  antes, déjame un buen sabor de boca. No te vayas todavía. Tenemos  que sincronizar nuestros orgasmos. Tenemos que preparar  lo que  diremos después del éxtasis.
Somos nosotros u otros ante un retraso de un concierto de Enrique Iglesias
Yo no tengo árbitro pues el mamporrero real que nos tendría que alinear los genitales no está ni se le espera. ¿Qué nos queda? Llanto y crujir de dientes apelando a una inexistente ayuda exterior. Yo te quiero dejar ir pero sin odio, rencor ni división. Pero el poder del dinero es el que es.  Es la ideología absoluta y la que marca nuestras acciones.
Sabemos que es algo irreversible. Negociamos con terroristas pero vosotros no tenéis ni la categoría ni el lustre de ellos. Solo nos queda aplicar  una ley  ciega, sorda y muda y esperar a vuestra genuflexión sin más.  Los más ilusos pensamos que sería una oportunidad de oro de  cambiar la inacción por diálogo. Necesitamos cambiar las vendas por gafas graduadas que nos permitan, aunque os vayáis,  de cerrar heridas, rencores y divisiones. La vida la forman aquellas personas que  día a día, se levantan con el ánimo de mantener a su famila. Estén donde estén. A un lado del muro o en el otro. Somos especialistas, todos, en levantar barreras y hablar más alto y más violentamente que el contarrio. Pero, ni vosotros ni nosotros, tenemos razón. Insistimos que  NO  hay que cambiar todo para que todo siga igual. Nos une la mediocridad insalubre de vuestros dirigentes y los nuestros. Empezando por el advenimiento de los borbones en  1713. Hay que estar por encima de nuestros dirigentes porque ellos no  nos quieren una puta mierda. Y los vuestros tampoco.
Suerte en vuestro viaje al olvido. El nuestro ya está en velocidad de crucero desde hace cuatro o cinco años. Lo triste es que, estas fronteras son mentales. Nos van vendido una falsa idea de bienestar. Que no os engañen.  Nuestra Costitución es un puto rollo de papel higíenico. Lo único que hacemos es darle la vuelta una y otra vez para limpiarnos el culo. Lo hay que hacer es cambiar de marca y que no nos raspe, de una puta vez, las posaderas. Quiarnos ese miedo a pensar que jamás encontraremos un papel más resistente y absorvente que el que tenemos. 
Os juro que en el Mercadona hay uno mejor que aguanta todo lo que escribas en  él.

VAN MORRISON- ALMOST INDEPENDENCE DAY
DE SAINT DOMINIC'S PREVIEW ( 1972) 
No vamos a hablar de Van  Morrison ahora.  Este tema huele  sin rubor a Wish You Were Here de Pink Floyd. Con el agravante de que Van  hizo este tema en 1972 y  Pink Floyd en 1975. Independientemente de todo. Si tienes que influirte de  alguien que, por lo menos sean unos putos maestros y que lo que hagan  estén a la altura. Algo parecido al León de Belfast o El Tío Vinagre.
Puedo oír los fuegos artificiales
Puedo oír a la gente, la gente gritando
Puedo oír a la gente gritando (arriba y abajo de la línea)
Y en día de  casi la independencia

Puedo ver la forma en apagar las luces en el puerto
Y el frío y fresco, y el fresco de la noche

sábado, 30 de septiembre de 2017

OCTUBRE, OCTUBRE ¿DESPUÉS?



 OCTUBRE, OCTUBRE (1981) José Luis Sampedro
 En el PAÍS 1981:
"En Octubre, octubre, Sampedro afirma haber dado «un salto cualitativo con respecto a mi obra anterior, reflejando sin proponérmelo la crisis de valores de nuestro tiempo, que genera dos vías de escape: el hedonismo del mero disfrute del cuerpo o las nuevas formas de religiosidad en ascenso».«El argumento de Octubre, octubre se centra en un personaje de edad avanzada que se despoja de su pasado, y en ese proceso de abandono y cambio encuentra una novela que escribió en su juventud», explica Sampedro. «En la estructura formal del libro, los capítulos sobre este personaje se alternan con los de la historia que escribió, afrontando así el tema de las relaciones entre el autor y su obra a la manera de las muñecas rusas: la novela dentro de la novela»."


Quién se despoja de su pasado: Represión. Nos sublevamos cuando algo nos intenta imponer algo por la fuerza. Si ese algo es una cosa que yo, en un pasado, si  visto bueno y ahora es malo. ¿Qué me ha pasado?. ¿He cambiado yo? ¿Ha cambiado mi firma elocuente que di por la gilipollez que llaman Estado de Derecho? 
Represión. Por una  Constitución que firmé  y que nadie tiene cojones a modificar a no ser por el bien económico de salvaguardia de los bancos. Mi cortoplacismo no me deja entrever más allá de la independencia secular, bucólico pastoril de los dueños del rebaño.
Yo solo he dicho que los Calçot molan más que los callos. ¡Cojones!

Unos jamás tuvieron la valentía de escuchar y dialogar. Otros jamás vieron más allá de vislumbrar que hay algo más allá del Ampurdán. El federalismo que se intuyó y que jamás tendrá    sentido en esta nación  de naciones. Hemos llegado tarde a un sitio que  está lleno de diálogo de besugos. De sinsentidos. Hemos alimentado un fanatismo sin marcha atrás y como tal,  asumiremos la fractura. La escisión. No pasa nada. El tiempo todo lo cura. Nos tenemos que ver dentro de quince años. Seremos anécdota. Tuvimos la ocasión hace lustros, décadas de ser una República Federal Ibérica con Portugal. ¡Qué cojones nos estáis diciendo ahora! Simples paletos, pueblerinos ombliguistas Lo que mejor  podéis por un mundo sin fronteras es ponerlas y ahogaros en la complaciencia. Todas, la vuestra y la nuestra, bandera, son para quemar y vomitar. Seguid a vuestro pastor que nunca os falla. Lo nuestro es malo. Quizá nefasto. Somos putos centralistas sin redención. Madrid es una comunidad inventada. Y eso, solo quiere   decir que, posiblemente, tal vez, tenemos más imaginación y más poder de abstracción pare  decir que, si vuestro terruño  es lo que os motiva para enfrentaros al mundo que no os comprende. Las fronteras es la venda  inventada que nos ponen para que no pensemos quee hay un mundo mayor, mejor y más gratificante que el nuestro. Porque las fronteras, idiomas, gustos y tradiciones se hicieron, malamente, para que no tuviésemos que empatizar, ni hablar, si disfrutar de todo los bueno que tiene nuestro vecio, que encima lo tenemos debajo de nuestros atrofiados huevos,  testículos o próstatas nacionalistas.

Bienvenidos al caos porque de él será vuestra República Nacionalista nacida de las purgas y de una legalidad ad hoc que votásteis. Nosotros seguimos contra el poder porque no hay poder bueno. Vosotros, con el tiempo, seréis una triste anécdota que el tiempo pondrá en su sitio. Al igual que nosotros. Pero vosotros sois la excepción y, como tal, seréis, mucho más, motivo de  chanza. Queremos República. Pero la vuestra nos da asco. Ni democrática. Ni popular. Sois el mejor ejemplo de la resurrección de Stalin. Disfrutad de vuestro momento. Nosotros, con tiempo conseguiremos echar a al os ineptos  centralistas que nos  rigen. Pondremos a otros que nos jodan por otro lado mientras vosotros, en vuestro afán endogámico os devoraréis entre vosotros. Pero. Es lo que tenéis y habéis elegido. ¿Dónde empiezan y acaban vuestras fronteras?  Bienvenidos al club del sinsentido. Os llevamos ventaja.



LCD SOUNDSYSTEM -  TONITE
DE  AMERICAN DREAM ( 2017 )

Grupo punk, o after  punk neoyorkino. Regustos del afterpunk europeo ( Joy Division, New Order).Creados en los inicios del 2000, cuando los ecos de su referentes estaban deslucidos, este grupo adquiere un amplio reconicimiento hasta, después de años de ostracimo, publicar este año un vitalista album llamadao Americam Dream. Podían  vivir de las rentas  indies o nostálgicas pero, se arriesgaron y entregaron un puñado de canciones que acarician los pómulos del David Byrne de Talking Heads, eléctronica ochentera New Order y reflujos de , incluso Kraftwerk. James Murphy consigue un disco redondo. Espectacular que no vive de rentas que jamás han cobrado, no cobrarán




"Oh, es que todo el mundo siente lo mismo?
Todos somos salvajes
Excepto para usted
Y ustedes saben quienes son
Esta es una canción de amor"